sábado, 28 de enero de 2012

¿Malas Noticias o Malas Formas?

Un día estaban dando un paseo por la calle dos amigos, Edgar y Aarón  y el primero le dijo:

 -Aarón quiero romper con mi novia porque ya o me gusta, pero no sé cómo hacerlo, cuando rompí con África esta se lo tomó muy mal.- Y Aarón contestó - Como no se lo va a tomar mal si le dijiste por un sms “te dejo”, eres un completo insensible”. Edgar replicó – pero ¿Qué más da como lo digas lo importante es lo que quieres decir? ¿No? - Pues no- contestó Aarón.

– ¿Tú no sabes la historia de los dientes del Sultán? – No- respondió Edgar- Pero cuenta, cuenta- Y Aarón comenzó – Esto es un reino en el cual vivió un gran y poderoso Sultán, una noche sueña con que se le caen todos los dientes, a la mañana siguiente se levanta y llama a un sabio de su reino para contarle lo sucedido, este le revela que por cada diente caído en el sueño perderá a un familiar querido. El Sultán enfurecido mandó dar cien latigazos al sabio por pronosticarle un mal futuro. A continuación mando llamar a otro sabio para contarle el sueño, este le dijo que estaba de suerte, tendría una larga vida y sobreviviría a todos sus familiares. El Sultán lleno de alegría mando entregar cien monedas de oro a este sabio. Cuando este salía de los aposentos del Sultán, un criado lo paró y le dijo – Pero si le has dicho lo mismo que el otro pobre sabio - y este contestó – Amigo mío, tanto importa la forma, como el contenido -. Aarón alegó – Así que ya sabes la forma de decir las cosas es tan importante como lo que dices -.

Edgar agradeció a su amigo su ayuda y aseguró ponerla en práctica.

Y Rubén Berges , de acuerdo con esta moraleja escribe estos versos:
                                  
“Ay amigo, con estos versos te digo,           
Tanto importa la palabra como el contenido.”                                                                                                           

                              
              

1 comentario:

  1. Me ha encantado el relato y la historia-marco en que lo integras (muy bien traido), y estoy completamente de acuerdo con la moraleja. Muy lograda también la viveza del diálogo entre los dos amigos, pero recuerda que cuando uses guiones para representarlos, debes separarlos por punto y aparte (y no punto seguido, que sería apropiado si utilizases comillas).

    Por lo demás, genial (también, por supuesto, el pareado final) ;)

    ResponderEliminar